JOH, Mel y Álvarez fueron sobornados, pero uno de ellos no cumplió su parte del trato, reveló «el Cachiro»

«Enormes acusaciones en los tribunales» : así calificó la periodista del New York Times, Emily Palmer, las revelaciones del exlíder de los Cachiros, Leonel Rivera Maradiaga, en el juicio contra Geovanny Fuentes Ramírez.

Rivera Maradiaga aseguró que pagó cientos de miles de dólares al actual gobernante Juan Orlando Hernández, así como al ex vicepresidente Ricardo Álvarez y al expresidente José Manuel Zelaya Rosales.

En total Devis Maradiaga detalló que pagó sobornos por un total de 1,3 millones de dólares a políticos de alto nivel para proteger su actividad ilegal de tráfico de drogas, incluidos 50 mil dólares pagados a Tony Hernández.

Durante el interrogarorio, uno de los fiscales mostró una fotografía a Rivera Maradiaga y preguntó si reconocía a la persona que aparecía en ella. «El Cachiro» respondió afirmativamente: «es Juan Orlando Hernández, presidente de Honduras».

«Soborné a Juan Orlando Hernández con dinero del narcotráfico, aproximadamente en el 2012, con 250 mil dólares en efectivo. Se lo dí a su hermana Hilda Hernández» reveló Rivera Maradiaga.

«A cambio esperaba protección para que no nos capturaran en Honduras, tanto la Policía Militar como la Preventiva. Además que no fuéramos extraditados mi hermano y yo. Y que nos siguieran dando contratos del Estado» detalló.

Enseguida los fiscales le mostraron otra foto, respondiendo Devis que se trataba del hermano del mandatario Hernández, Tony Hernández. «Conocí en persona en el 2014 a Tony, el hermano de Juan Orlando Hernández. Prometió pagar contratos que tenía la empresa INRIMAR» aseguró Maradiaga.

«Le dí 50 mil dolares a Tony en Tegucigalpa, en un restaurante Denny’s», agregó.

Luego que le mostraron la siguiente foto respondió: «es José Manuel Zelaya Rosales… Lo soborné con medio millón de dólares en 2006. Le pedíamos poner de Ministro de Seguridad a un primo pero eso no ocurrió«.

Cuando le mostraron una fotografía más, Rivera Maradiaga respondió que se trataba de Ricardo Álvarez, y dijo: «le pagamos con dinero del narcotráfico cuando se postulaba a presidente, le dimos medio millón de dólares».

«Ricardo Álvarez se comprometió a no extraditarnos y que no seríamos capturados. Prometió seguir dando contratos a la empacadora que yo tenía y anular la ley de extradición de Honduras a EEUU» detalló Devis.

«Ricardo Álvarez no ganó» explicó.

Luego Rivera Maradiaga dijo que su negociación con la DEA ocurrió un mes después del atentado contra Fuentes Ramírez. «Antes de colaborar la OFAC nos mencionó a mí y mi hermano» dijo «Cachiro» .

Devis detalló la forma en que sus empresas hacían negocios ilícitos. «Lavamos dinero. La inmobiliaria Rivera Maradiaga era una empresa que se dedicaba a la construcción de carreteras y el gobierno de Pepe Lobo nos dió varios contratos. Mi hermano y yo agarrabamos dinero del narco y lo invertíamos» dijo.

«Una vez terminado el contrato, el gobierno de Pepe nos pagaba con cheques del gobierno de Honduras y así se lavaba el dinero» explicó Devis.

«Después de figurar en la OFAC no seguimos traficando. Estábamos preocupados. Estaba acorralado porque la DEA y Fiscales de Nueva York nos mencionaron. No mencionaban a los políticos corruptos que habíamos sobornado ni otros narcos que trabajaron con nosotros, tampoco policías militares ni preventivos» manifestó «Cachiro»

«Teníamos varias preocupaciones. EE.UU. nos buscara para arrestarnos. La otra era la información de políticos corruptos. Temíamos que nos mataran por la información que teníamos de ellos. Decidí entregarme a la DEA. Me entregue el 2015» dijo «Cachiro».